Huelga maternal

Llevar a los hijos e hijas a los parques suele ser una de esas cosas que hacen que te vean como lo más de lo más durante una buena parte del día. Es que les encanta. Ese subir, ese bajar, esas rampas de los toboganes llenas de yogur líquido reseco, esas hormigas gordísimas hartas de comer migas día tras días, ese vaivén eufórico de los columpios, esos restos de mierdecillas variadas por doquier…

El paraíso, si yo lo entiendo.

Lo que pasa es que los puentes son muy largos. El primer día de los cuatro de fiesta, es que te subes con ellos hasta donde haga falta, te cuelgas como en tus tiempos mozos boca abajo en esos semicírculos del demonio aunque luego vuelvas a casa con la mano en la cintura a ver si puedes sujetar un poco el lumbago y la dignidad.

FullSizeRender-5

Si ellos son súper bienvenidos a mi piedra, lo que pasa es que duran un minuto.

El segundo y el tercero, psss, lo vas sobrellevando. Les das caña en los columpios de lo lindo, les sujetas los culos mientras guardan el equilibrio, les limpias los mocos con una mano mientras les sostienes de un tobillo con la otra por si acaso… este tipo de cosas.

Pero, ay, llega el cuarto día del puente, y es que ya lo que te pide el cuerpo es aperitivo y sol. Pero a los hijos, curiosamente, les sigue pidiendo parque (este tipo de incogruencias vitales son una de las grandes incógnitas de la maternidad, otro día profundizo). Entonces, en esos días de inapetencia total del momento lúdico infantil, se hace una especie de batiburrillo de necesidades familiares, y se acaba en el parque pero con una premisa muy clara: mamá aposenta el culo en la piedra al sol como una lagartija y de ahí no se levanta. En teoría les mola el plan, y sí, sí, “mamos”, tal y cual.

Ahora bien, es llegar al sitio en cuestión, sentarse la matriarca del clan con los pinrreles al aire para estar muy en contacto con la Madre Tierra (esto es cosa de mis clases de yoga), y empezar el drama:

-Mamiiiiiii, no llego aquíiii-, solloza uno.

-Mamiiii, ¿me empujas?-, pregunta el mismo.

-“Men, mami”-, ordena la otra.

Y yo, que no. Que no y que no. Que de aquí no me levanto.

-Apañarse entre vosotros, niños-, he dicho muy en mi papel.

Han llorado un poquillo.

Luego se han puesto a buscar hormigas y hemos alcanzado un rato de paz muy zen, que les veía yo por el rabillo del ojo, abstraídos por completo analizando una telaraña gigante. Por cierto, pobre araña, Laniña aún no controla muy bien lo de “respetamos a los animales como a las personas” y creo que le ha roto la casa de una hostia.

El caso es que de pronto ha aparecido en el horizonte el padre de las criaturas, que venía de su momento zen en forma de caminata campestre, y ha sido como si apareciese el sol de la mañana: se han olvidado de las hormigas, de las arañas y de cualquier cosa que no fuera su padre y su fuerza bruta. En dos segundos estaban cada uno en un columpio a punto de tocar las nubes con la punta de los dedos.

Súper bonito, oyes, visto desde lejos. Con el culo caliente, el zumbido de las abejas en las orejas, la bucólica visión de los hijos volanderos recortados frente al sol y ninguna prisa por delante.

Pobres, si es que todavía se enteran regulín de lo que mola estar un ratito en paz con el sol en la cara y los pies en la piedra calentita, con el runrún de sus vocecillas de fondo y sabiendo que su felicidad, en esos momentos en concreto, no depende de tu maña con los columpios 🙂

Gluten, esa palabra de moda

Como estudiante de Historia que soy, la capacidad de adaptación al medio del Homo Sapiens siempre me ha llamado poderosamente la atención. Glaciaciones, sequías, hambrunas, epidemias, dictaduras… y aquí seguimos las y los Homo Sapiens, adaptándonos al medio y sobreviviendo como verdaderos héroes.

Esto viene al hilo de la adaptación bestial que hemos tenido en casa durante casi cinco años: la adaptación a un niño que no estaban bien por culpa del gluten. Aquí hemos visto como normales los llantos nocturnos, los llantos sin motivos, el mal humor, las rabietas, la falta de ganas de hacer nada… Cuando no, no era normal. Pero oye, que estoicos hemos ido sorteando las circunstancias de la mejor manera posible. Con muchas ojeras.

IMG_8748

Mis niños en la gymcana antigluten.

El tema es que, como buenos Homo Sapiens, igual que nos habíamos adaptado a todo eso, en un pispás nos hemos adaptado a no ver el gluten ni en pintura. Tan ricamente. M., Laniña y de paso yo, hemos desterrado el gluten de nuestra vida (por prescripción médica). Después de unos cuantos meses de peregrinaje, hemos pasado a engrosar la lista de esas personas que por poco no llevan una lupa en el bolso para leer las etiquetas de todo cuanto se les ponga por delante.

M., el principal perjudicado por estar en esa edad en la que ya no come en casa, tiene vida social en forma de cumples de amigos y muchas ganas de decir que sí a todo, se ha tomado este asunto como si fuera el líder de una misión en la que está implicada todo su cuerpo: tiene que conseguir alejar de sí cualquier posible facción de gluten.

Esto, en líneas generales, es una cosa muy buena: casi no hay peligro de que pueda comer cosas que le hagan daño y eso a la familia nos tiene muy tranquilos. Lo que pasa es que el precio a pagar por este alto nivel de concienciación es, en ocasiones, un poquito intenso.

-Mamá, ¿la leche lleva gluten?-, pregunta M. una mañana cualquiera.

-No, hijo, bebe con tranquilidad-, respondo yo esa misma mañana cualquiera.

-Mamá, ¿estás segura de que la leche no lleva gluten?-, pregunta M. la siguiente maravillosa mañana cualquiera.

-Sí, hijo, estoy segura. Bebe tranquilo-, respondo yo, esa siguiente maravillosa mañana cualquiera.

-Mamá, ¿la leche no lleva gluten?-, vuelve a rerepreguntar M., otra menos maravillosa mañana cualquiera, mirando el contenido del vaso a contraluz.

-Te garantizo, hijo, que la leche no lleva gluten.

-¿Y si le echas Nesquick?

-¡Tampoco!

Y como la leche, todo es susceptible: garbanzos, tortilla, crema de verduras, pescado, yogures… Todos pasan la criba de M., a razón de más o menos tres preguntas cada uno. Solo cuando está seguro de que no llevan gluten, come tranquilo.

Tan de moda está la palabra en esta casa, que hasta Laniña que aún no habla casi nada, dice “¡uten!”, cuando cree que la ocasión lo merece.

Como decía, todo es cuestión de adaptación, y yo ya estoy prácticamente mimetizada con este ambiente anti gluten en casa: el otro día cuando íbamos a comenzar el ritual de higiene bucal nocturno, M. hizo el amago de comenzar el cuestionario:

-Mamá, ¿la pasta de di….

-¡NO! !No lleva gluten!.- respondí orgullosa de mi capacidad de reacción. Es que hay que mirar también las pastas, porque algunas, por fuerte que parezca, llevan gluten.

-¡Pero mamá, si yo te iba a preguntar si era de las que pican!

Me consolé pensando que, desde tiempo inmemorial, siempre han tenido que existir  Homo Sapiens listillas.