La caja de herramientas

Los juguetes como tal, están sobrevalorados. A los enanos lo que le mola son las cosas de verdad, con toda su carga de peligro bien definida. Nada de medias tintas, ellos huelen dónde está el mambo y, como es natural, quieren meterse en harina a base de bien.  Cuchillos en la cocina, jabones en el baño, rastrillos en el jardín, taladros a la hora de las chapuzas y agujas de punto de las bien puntiagudas para sentarse al lado de mamá. Eso es lo que les mola a los críos. IMG_2728

Como ya hay de casi todo en versión mini, tenemos la casa con todo repe: cortadores,    flusflus para que limpien con nosotros, escalerillas para llegar donde no podrían… y, cómo no,  la caja de herramientas, que poco a poco se va especializando y yo creo que a día de hoy podrían hacernos una reforma profesional sin despeinarse.

Además, pasa una cosa: ellos “arreglan” cualquiera cosilla, ¿no? Pero si se sienten útiles y ven que sus arreglillos despiertan interés, se viene arriba y te dejan el jardín como el níquel. Y tardan en hacerlo una hora. Dale que te pego al taladro, a la llave inglesa, al rodillo…  mientras la mamma lee cómodamente, como a ella le gusta: vigilando entre el centeno ❤️

Gato encerrado

A estos dos hijos míos les parece un planazo cualquier cosa, se apuntan a todo con unas ganas y un entusiasmo que, la verdad, mola mucho y muchas veces hace que las cosas sean muy fáciles. Hoy, esta mañana, el planazo era ir al Mercadona. Flipa. Pues ellos encantados, que claro que sí, mamá, que dónde están mis zapatillas que nos mamosIMG_3071

El caso es que hoy había gato encerrado. Es que al lado del súper hay un parque, son unos listos.

Estamos ya tomando la rotonda y oigo desde la parte de atrás:  mami, ¿y si vamos un rato al parque? Y luego la voz de la otra, como un eco: ¿Pape? ¿Pape?

Tengo que decir que sí, claro 🙂

Y si luego, ya de camino a las obligaciones, se dan la mano y aguantan unos cuantos metros en perfecta armonía…. ¿cómo no pasar que son los seres más listos y molones de todo el lugar?