Las Horas

Desde que nació M., nuestra vida se rige por Las Horas, a saber: la hora de dormir, la hora de bañarle, la hora en la que se pone pesao, la hora de las cacuelas. De esto me di cuenta desde bien pronto, cuando hablaba con alguien por teléfono o estaba por ahí con el niño, me salían/salen frases así: pues aquí con el enano, que es casi su hora de cenar; aquí ando, con en niño insoportable en plena hora del horror; ¡la madre que te pario, que tascagao entero!; vamos a dormir, pequeño, que es tu hora y estás ya un poco insoportable.
Hombre, no es algo fijo pero más o menos, estas son las Horas estrella de la vida con M. 
La Hora de despertarse. Un día normal comienza entre las ocho y cuarto y las nueve menos veinte. De pronto noto unos golpecitos o un terremoto, depende del humor con el que se despierte M. Abro un ojo y le miro: ¿Ya es hora de despertarse? Y se parte. El día comienza. Me ducho en un pliqui, me visto a toda prisa y nos bajamos a desayunar. Bueno, hay días que tenemos un paso previo que se da entre que me visto y nos bajamos: M. pone en marcha su momento AllBran y empezamos el día lavando ese culito alegre.
La Hora de la minisiesta: esta es buena. Sobre las diez y veinte M. empieza a rascarse las orejas, a restregarse los ojos, a darse cabezazos contra lo que tenga en la mano. Le entra un sueño irresistible, así que le cojo, le acuco un poquitín y se queda dormido como un angelote. Es la única minisiesta del día en la que reina la paz para los dos. Él se duerme sin esfuerzo y yo por poco no me pongo a bailar de tener ese minirato para recoger un poco y organizarme el día. Y sí, es mini porque no pasa de los cuarenta minutos, y eso con suerte.
La Hora de comer: esta es y no es. Es porque hay veces que se come el puré como si no hubiera mañana y no es porque otros días se lo ofrezco durante dos horas y se empeña en que en esa boquita linda no entra nada que no sea la tetilla. En fin. En ello estamos, con mucha paciencia, humor y confianza en que él come cuando necesita comer.
La Hora del Horror: esta va en mayúscula porque se lo merece. Es su hora grande, la hora de M. Comienza sobre las seis y media y dura hasta el baño, que muchas veces es La Hora del Horror II. Si ha conseguido dormirse después de comer – o no-, es más light. Pero si no ha dormido…sobre las seis y pico empieza un run run como de tractor, un run run que a veces es risa y a veces es puchero y a veces mosca cojonera. Le pongo al pecho, le doy la fruta, la doy una galleta, le doy un juguete y todo va, por orden riguroso, cayendo limpia y estrepitosamente al suelo, cada una de las cosas con más mala leche que la anterior. Desde este momento y hasta la hora del baño, la tarde transcurre entre momentos buenos – si consigo que se duerma, dando un paseo,  en el jardín, dando pasitos, en casa de los abuelos, cantando, intentando hacer cosas mientras se entretiene con la arena- y momentos desesperantes -yo le intento dormir y se retuerce como si le hubiera poseído el muñeco diabólico, le canto todo el repertorio y parte del otro y me mira igual que miraría a un marciano, se me acalambran los brazos de sujetarle en las caderas-.
La Hora del baño: esta es guay. El enano disfruta en pelotas como nadie, luego no hay quien le vista, eso sí, pero oye, verle chapotear es un lujo, como un pez en el agua. Después de bañarle, lleno de crema y con el pijama de verano es digno de ver. Sus pies al aire, el pelo mojado, las manos calentitas. Pero…hay días que M. no se caga por la mañana, así a las claras. Y decide que el mejor momento para hacerlo es…dentro de la bañera. Está el colega tan pancho jugando con los patos y con el libro de plástico y de pronto se queda parado. Yo que ya me lo conozco me echo las manos a la cabeza en plan cámara lenta, porque no hay nada hacer: no llegaré a tiempo de sacarle y además ya me ha pasado dos veces que si hago muchos aspavientos se asusta y llora con mucha pena. Así que eso, se queda parado, y de pronto ves todo el regalo flotando en el agua. Maniobra de emergencia: niño enjabonado en vilo, madre respirando lo menos posible porque la cosa ya tiene miga, y fuera cuanto antes. Da risa pero es una putada, ¡qué asco!
Y la hora de la cena/ de dormir: suele comerse los cereales, pero hay días que no hay forma, que sale tan cansado del agua que se duerme mamando. Se queda dormido, le suelto en el sofá,le arrimo la mesa, le pongo cojines por si rueda y respiro hondo. Cenaremos tranquilos y me dará tiempo a trastear un poco antes de que le entre hambre o de que le entren ganas de estar conmigo. Entonces el final del día se acerca en el sofá, M. adormilado mientras no suelta la teta y yo quedándome dormida poco a poco con el bicho al lado.
Y mañana será otro grandioso día con más Horas y momentos espectaculares para recordar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s