¡Qué suerte, la parejita!

Hace seis días que no pasan más de dos o tres horas sin que llegue a mis oídos ésa frase, la frase que encierra toda la suerte, la mayor suerte, la suerte suprema a la que cualquier pareja de progenitores puede optar y con suerte alcanzar: engendrar “la parejita”. Lo más cojonudo del asunto es que te dicen lo de “¡qué suerte!” con una especie de alivio y admiración que a mí, lo que es personalmente, me deja de piedra, como si una pudiera elegir o pedir algo en este asunto… Y alivio porque voy a tener una niña (que parece que criar niños solo es malo malísimo para las madres y los padres), y admiración por haber “acertado”, lo cual es una idea muy, muy inquietante se mire por donde se mire.
El caso es que sí, que estoy embaraza de 21 semanas y lo que flota alegre y despreocupadamente en esta esfera en crecimiento que es mi barriga es una niña. ¡Felicidades!, ¡enhorabuena, la parejita! y no se cuantos parabienes después, empiezo a asimilarlo.
Próximamente, también los pies de laniña

Criar a M. está siendo una experiencia tannnn estupenda, enriquecedora, divertida y (todavía y cada vez menos) sencilla, que cuando la señora ecógrafa nos dijo, previo consentimiento, que el gremlin que flotaba en la pantalla era “una niña”, me quedé alucinada. Todas las náuseas, malestares y esas pequeñeces y naderías físicas que se apoderan a veces de las mujeres embarazadas ya hacían a una gran parte de la familia vaticinar que era una “guerrera” la que me estaba jodiendo de lo lindo, pero yo es que no lo acababa de ver. Vamos, no es que lo viera o no lo viera, es que no le di mayor importancia al sexo de mi segundo/a hijo/a. Pasaban las semanas y a mí inquietud, lo que se dice inquietud, no me causaba ninguna el asunto del sexo, mi opinión mayoritaria sobre este tema solía ser “que venga bien y me deje ya de tanta arcadita, eso es lo que yo quiero, coño”.

De modo que de pronto saber que es una niña y por tanto que me enfrento a algo nuevo dentro de cuatro meses y ocho días (que es cuando dicen que va a nacer, luego ya veremos que ya me sé yo la fiabilidad de eso que llaman fecha probable de parto…), me dejó alucinada.
Ya está asimilado, es una gran noticia que me hace sonreír más de lo habitual y ahora, para terminar de cumplir expectativas, ya solo falta que se parezca a mí, que herede mi pelo y mi tono de piel y habré hecho un gran trabajo del que sentirme orgullosa, no vaya a ser que laniña se parezca (como M.) al padre y mis maravillosos genes vayan a ser desperdiciados. Yo siempre que dicen lo de que ojalá herede mi pelo pienso en el tiempo que he tardado en no odiarlo mucho… y les deseo un pelo rizado de esos difíciles de tratar, peinar, llevar y lavar con todo el amorrrrr de mis entrañas. Así, sin acritud.
Así que estamos de vuelta, de momento M. y yo y a ratos laniña. Vendré aquí a desahogarme y soltar la tensión que me produce saber que tengo una misión: hacer un buen trabajo, conseguir una miniyo, “dar en la diana” y parir una niña parecida a mí. Por la paz y tranquilidad familiar, digo.

No puede ser de otro modo, no veis que lo hemos hecho súper bien y hemos encargado “la parejita” J

Anuncios

13 comentarios en “¡Qué suerte, la parejita!

  1. diasde48horas dijo:

    Muchísimas felicidades!!! Lo de la parejita es mítico jejeje, a mi cuando me preguntan por el sexo y digo que es otro niño, la mayoría de la gente intenta consolarme jejejeje. Al principio intentaba explicarles que a mi me daba igual el sexo, peor ahora ya paso, es más fácil dejar que me consuelen jejeje
    Deseando leer tus avances!
    Por cierto, estamos casi del mismo tiempo, yo de 24 recién cumlplidas ahora mismo 🙂

    Me gusta

  2. Chitin dijo:

    ¡¡Anda!! yo pensaba q te habías olvidado del blog porque habías encontrado trabajo a tiempo completo, además de cuidar a tu peque …y resulta q te estabas”preparando” para otro “trabajo” 🙂 me alegro un montón por tí, independientemente de q sea “colita” o “coletas”, yo también era partidaria de no dejar sólo a mi principe, me parece muy importante lo de tener hermanos.
    A mí también me sentaba fatal lo de la parejita…no sé si te pasaría a tí, pero con el mayor, cuando decía q era niño, me decían, “Ah! tú querrías niña, no?, bueno… cuando tengas otro a ver si es niña” grrrrr a mí me ponían mala estos comentarios, yo quería tener hijos, independientemente del sexo. Ahora los comentarios serán…”bueno, con la parejita, ya te plantas, no?” … hay gente q no tiene otra cosa q hacer 😉
    Q tengas buen embarazo y ya sabes…hasta q no nace, no hay nada confirmado al 100%, todavía les puedes dar un “disgusto” y q sea colita, jajajajaja.
    Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s