Námaste

Mi madre, que es una abuela muy del siglo XXI, hace años que practica yoga. Este verano, un día de esos de piscina y sol pegándote en la cara de manera muy zen, decidí que me iba a apuntar yo también, a ver qué tal. No sé en qué momento, mi hermana pequeña decidió que el yoga era también para ella y se unió a la comitiva. De modo que, desde hace un mes y a razón de una vez por semana, nos reunimos las féminas de la familia en una sala súper guay con incienso, velas y luces hipnóticas para realizar (algunas con más pena que gloria, la verdad) una sucesión de posturas yóguicas que en teoría despejan el cuerpo, la mente y el espíritu al más pintao.

img_5063

Luego, cuando quieres su atención desesperadamente, pasan de ti y ni miran para la foto.

Pongo lo de “en teoría” porque creo que todo es cuestión de ir perfeccionado la técnica. A mí de momento se me pasa la hora y media intentando no perder el equilibrio y mirando de reojo a mi hermana, por comprobar si está en la misma situación. El resto de la clase son  veteranos y se les ve a la legua que consiguen el equilibrio perfecto entre postura límite y paz mental. Nosotras llegaremos, María, no preocuparse.

Lo que sí tenemos es una profe muy top, una profe que impide que se nos vaya la mente por los cerros de Úbeda y que cuando yo estoy, por poner un ejemplo, haciendo la postura del gato-vaca y a la vez pensando un poco, así como quien no quiere la cosa, en la ropa de los niños para mañana, ella me reconduce el pensamiento con un giro inesperado, una frase hipermotivadora que me devuelve a la postura y me hace centrarme en el momento presente, que el yoga va muy de eso. Poco a poco, cada clase un poco más, voy consiguiendo dejar los problemas a un lado y centrarme en el asunto que nos ocupa, intentando hacer las posturas sin trampas y sintiéndome muy bien, la verdad.

La cosa, a dónde quería yo llegar, es que he descubierto que el yoga tiene aplicaciones más allá de la clase, más allá de mi propia persona. El yoga es ese lugar al que acudir cuando en tu rutina diaria, en esa jungla que es una casa con niños a la hora de cenar, ves que la situación se te va por completo de las manos. Un momento cogido así, al azar, podría ser un día de esos en los que el padre de las criaturas a esas horas no está porque tiene clase de música, y entonces me veo con una niña agarrada la teta como un koala, un niño que no calla esa boca subido a una silla a mi lado en la cocina, y una pechuga de pollo a punto de convertirse en carbón. Yo compruebo a menudo que, por mucho que digan, el nivel de concentración materno tiene un límite y cuando ese límite aparece, pues una no da más de sí y se chamusca la cena.

Se siente.

Pero a lo que iba: en ese momento de máximo estrés, seguramente en mi vida a. y. (antes de Yoga) hubiera tenido que soltar al koala un momento en el suelo y pedirle por favor al infante parlanchín que se callara dos minutos, por dios, por mi salud mental. Pero, ahora que el yoga ha entrado en mi vida, tengo otro tipo de herramientas. Seguramente lo suyo sería liarme a hacer la postura de la montaña en medio de la cocina, en un intento por recuperar el equilibrio mental y esas cosas… pero no hace falta llegar a ese punto. Hay una técnica sencilla que voy a revelar: basta con mirar al niño fijamente y juntar las manos delante del pecho (igual conviene antes, por aquello de salvaguardar la integridad física del hogar y no salir ardiendo, apagar el fuego del pollo) y, a continuación, con un ejercicio bestial de equilibrio y concentración para que el koala ni se caiga ni se ahogue bajo la presión del brazo que lo sustenta, hay que decir muy seriamente, con mucha convicción y sin levantar el tono ni nada:

-Námaste.

Y luego te inclinas hacia el niño con los ojos cerrados y las manos unidas mientras el koala patalea porque ya no aguanta ni un momento más en su postura imposible.

Esto, ya digo, es mano de santo.

Les dejas tan aluciflipados que se callan de golpe.

Luego, mientras el niño procesa el palabro que le acabas de soltar en riguroso silencio, tú terminas de hacer la cena, te guardas la teta y sueltas al koala que muy probablemente haya entrado en sintonía con la frecuencia del hermano enmudecido y tampoco diga ni mú.

Si  ya me habían dicho a mí que con el yoga todo eran ventajas… 😀

 

Anuncios

2 comentarios en “Námaste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s