Las niñas

A lo largo del verano, toda la familia vamos sacando algunos días para pasar por el pueblo. Los primos pequeños, lo de menos de dieciocho, se tiran aquí todo julio y agosto, asilvestrados a más no poder. Los mayores, los que tenemos responsabilidades laborales o familiares nos buscamos más la vidilla, unos días de aquí unos días de allí…y fundamental, los días de las fiestas.
El resultado de todo esto es que hay momentos en los que nos juntamos gente de entre cero -M.- y ochenta y nueve años -mi yayo-. Esto, quieras que no, da pie a un sinfín de situaciones tiernas, bonitas, complicadas, atípicas, tópicas y bastante divertidas.
Yo no sé si esto ocurrirá en todas las familias, pero en la mía, mandan las mujeres. Esto es así. El género masculino se mantiene en un discreto segundo plano, decorado con chatos de vino de la tierra, conversaciones sobre lindes de hace casi cien años, partidas de mús y monedas de cincuenta céntimos para que los nietos las gasten en el kiosko de la plaza.
Como digo, las mujeres somos las que aquí partimos el bacalao: hoy se comen patatas guisadas, mañana vamos a por los higos, que alguien recoja esa tomatera que está que se viene abajo, hay que poner el robot limpiafondos en la piscina, llévate la chaqueta, Fulanito, que ya empieza a refrescar.
Es por tanto habitual asistir a una de las conversaciones multigeneracionales que se dan en verano en la piscina de la familia, y en las que todas las partes participantes somos mujeres (menos mi chiquitín claro, que también comenta sus cositas en ese idioma propio que tan loca me vuelve).
Ayer fue uno de esos días.
Aquí es tradición que el día que comienzan las fiestas, todas las peñas suban desde la plaza hasta la iglesia tras la banda municipal, vitoreando al santo. Eso sí, todas las peñas llevan consigo un elemento indispensable y sin el cual quedan casi excluídas de la procesión: un carro de los del supermercado llenito de alcohol, normalmente un buen bidón de sangría rodeado de un sinfín de botellas multicolor, para que no falte.
Claro, hasta ahora las niñas de la familia eran eso, niñas. Se hacían sus camisetas de la peña, se la ponían, les hacíamos fotos en la entrada de casa y bajaban a la plaza para subir de las últimas, casi escondidas entre los rezagados que en el último momento decidían acercarse a ver el chupinazo. Poco a poco, han ido dando un paso más en el ritual: este año subimos tras todas las peñas, este año nos recortamos la camiseta porque queda más guay, este año subimos con un vasito de fanta al que alguien nos ha invitado y éste año, (antes de ayer), montamos el carrito y nos tiramos toda la mañana en el garaje preparando la sangría. Esto ha supuesto casi un cisma familiar.
Hay tías comprensivas, que a todo le quitan hierro, y hay tías radicales, que no están dispuestas a consentir que niñas de dieciséis años suban arrastrando un carro de alcohol la cuesta arriba.
Horas antes de la borrachera general en horor al santo, en la piscina:
Mamiii (así con voz cantarina y un poco de pito como para ablandar el corazoncito materno), hoy es el chupinazo.
-Ya, menuda horterada de verdad.
-Es la tradición, la costumbre, ya sabes…bueno nosotros este año hemos comprado un carro para llevar la sangría, ¡adios!
-¡Eeeeh! ¿Con el permiso de quién? Tú no subes con ningún carro porque lo digo yo, porque eres menor y porque no nos estamos matando padres, profesores y autoridades a decir no al alcohol para ahora, porque San Bartolo lo bendice, aplaudir semejante actitud libertina.
Aquí las nenas empiezan a arremolinarse alrededor de la tía que ha dicho que no, a mirarse entre ellas acojonadas perdidas por si se quedan sin chupinazo y a mirar a su vez a la tía más pachorra para que las eche un capote. Y ese capote, claro, llega. En todas las familias está la tía fiestera.
Bueno, hombre, por un día…además que ellas no beben, no ves que es para invitar a los mayores.
Claro, sííííí, a los mayores, es para los mayores, nosotras qué va, qué asco la sangría es para invitar a los mayores, es para los mayores– parecen gallinitas asustadas moviendo las manitas hacia arriba y hacia abajo mientras hablan para que se les sequen las uñas que se acaban de pintar.
Tras un rato de lágrimas, malas caras, negociaciones – ¿ y si voy al chupinazo y vuelvo a las tres en lugar de a las cinco?-, regañinas y rifirrafes entre las tías, se oye una voz:
-Y digo yo…. 
Y todas nos callamos y sólo se oyen las chicharras, el parloteo de M. y el runrun de la depuradora a lo lejos, todas suspendidas en ese momento esperando a oir lo que tenga que decir la yaya.
Y digo yo– repite-, ¿y qué malo hay en que las niñas suban con el carro? Si es el día de fiesta, venga corriendo pa’la plaza hijas que ya las madres no dicen más.
Y cogen rápidas las mochilas llenas de bikinis, regalices, gomas del pelo y cacaos y desaparecen corriendo sin mirar atrás más que lo justo para comprobar que sus respectivas madres no han torcido el morro más de lo normal y avisando por whatsapp a la panda que sí, que ya bajan, que les vayan preparando su vasito del bidón de la derecha, sí, ese que parece que es limonada pero que está animadito con nosequé.
Como si los demás no hubiéramos tenido dieciséis años en el pueblo. :)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s