Dragón

El viaje en tren del otro día fue para acudir a la despedida de soltera de una amiga. Por cuestiones de logística, me tuve que llevar al niño colgado a la chepa y tenerlo todo el día, según palabras textuales de mi hermano “rodeao de una jauría de mujeres con penes en la cabeza”.
Bue, no fue en la cabeza donde estuvieron.
Era la primera vez que yo participaba en una reunión social de estas características, y tengo que decir que el tema de los penes, los pasteles con forma de ellos y estas cosas pensé que era más leyenda que otra cosa…pero no. Para completar el día, asistí también a mi primer tapersex. No sé si esto será raro no, pero lo cierto es que creo que de las doce chicas que estábamos, era la única o casi la única que no había participado nunca en una reunión así. Me tiré boquiabierta la mayor parte del tiempo.
Mi pobre niño se había quedado dormido en un sillón, mientras Brigi, la que nos impartía la master class sexual, comenzaba con los productos más light: que si aceites de masaje, que si aceites sensuales, que si plumitas para hacer cosquillitas, que si un antifaz para darle un poco de morbillo al asunto. Bueno, después de una hora o así en la que acabé con un olor bastante indescriptible en los brazos -nos untó unos cuantos aceites de jazmín, frutas del bosque, fresas con champán, etcétera-, la cosa empezó a animarse.
Volaban entre las manos de las asistentes corsés, braguitas mariposa, vibradores de todas formas, colores y funciones y en mi boca hubiera dado tiempo a que entrara una mosca y volviera a salir, aunque no sé si estaba más alucinada con lo que iba sacando la mujer de su maleta roja o la familiaridad con la que mis compañeras hablaban de algunos de los productos. Al mío le llevo eso y me lo tira a la cabeza, decía una al tiempo que se probaba un corsé rosa con volantes de tul negro. Y yo pensaba que nunca había echado en falta nada de todo eso para tener una vida sesuar satisfactoria...pero oyes, sigamos escuchando que igual…eso me decía yo para mis adentros mientras con un ojo controlaba a M. y con el otro miraba la maleta de la que no dejaban de salir elementos envueltos en bolsitas de tela brillante de color granate.
Según pasaba el rato, yo iba pensando en que a mí todo eso no es que me viniera muy bien ahora mismo, yo me preguntaba en qué momento me pondría las braguitas mariposa caso de tenerlas, si mientras M. cenaba con el padre o si mientras el padre le bañaba, si entre lavadora y paseo al parque o si entre pasito y pasito del enano. O cómo haría yo si al padre le diera por apretar el botoncito que dice vibra cuando estoy amamantando a M. o cuando le estoy cambiando el pañal o mismamente si estoy intentando dormirme cinco minutejos antes de que llegue la hora de merendar. Complejo.
Cuando Brigi ya nos tenía a todas feromonadas a más no poder – Brigi era una mujer lista y buena en los negocios, y no sólo encendió un incienso de feromonas námásempezar, no; nos tuvo feromonizadas media reunión, e incluso nos echó un perfume de feromonas en un momento dado porque “las chicas tenemos el deseo aquí”, decía, aplastándose la nariz con el dedo índice de la mano derecha y con la otra mano en jarras, muy a lo femme fatale-, en este momento, digo, Brigi dio un paso más: Volare, dijo, y mostró un minibote de color blanco. Su boca perfilada se sacó de la chistera una sonrisa como de pícara, y con las mismas nos mandó al baño en fila india a que nos echásemos sólo un chis en la mano, nos lo extendiéramos ahí abajo y volviéramos a nuestro sitio “a ver qué pasaba”. Lo que pasaba era un frío y un calor que en fin, todas ahí con las piernas cruzadas, venga a balancearlas pa´lante y pa´tras…y yo pensaba ay como se despierte el niño, ay como se despierte el niño. 
Pero el momento culminante llegó cuando Brigi sacó el Dragón: el Volare de los hombres. Dragón es el nombre de una cremita que hace que la cosa de los maridos -ella siempre decía marido o chico- se venga arriba en tiempo record y luego tarde en venirse abajo…vamos, decía, que os -os, os, eso dijo- alarga la erección, con su voz ronca y experimentada en mil batallas sexuales. Me miró Brigi, la miré yo a mí vez por encima de las gafas y le dije:
Yo es que ahora mismo con el niño, qué quieres que te diga…lo que me faltaba a mí es que eso no haya manera de bajarlo.
Vosotras me entendéis.
Y además en ese momento, como para subrayar a lo que yo me quería referir, M. se despertó con los gritos de otra de las asistentes, de las más jovencitas, que preguntaba….¿y esta, sí, el dragón, esta se puede chupaaaaaar? 
Fue una reunión indescriptible. :)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s