Que alguien sujete al niño

Interior, día. Salón de una casa tranquila, una casa de unos abuelos españoles al uso. Ejemplo de conversación, un día entre semana antes de comer, con el run run de la tele de fondo, todavía en ese desorden de los primeros días de septiembre en los que la pequeña no ha empezado el instituto aún, en los que mi nevera todavía no se ha recuperado de las vacaciones, en los que el padre ya trabaja y en casa solos los dos se nos hacen las horas eternas. Esos días:
– YO: – (agarrando al niño por las manos para que dé pasitos): A ver, que alguien agarre a este niño que tengo que ir a poner la mesa.
-TÍO: – (sin levantarse del sofá y dirigiéndose a la tía) A ver, María, sujeta a ese niño que Paula tiene que poner la mesa. 
-TÍA: – (sin levantarse del sofá y dirigiéndose a la nada) !Mamááááá! Ven a sujetar al niño que Pa tiene que poner la mesa.
Puro amor, ¿eh?
Este tipo de situaciones están a la orden del día desde que M. quiere andar. Es cierto que es muy pesao, que se puede tirar una hora seguida dando vueltas a la mesa del salón, sujeto por sus manitas al borde y por las manos de los demás a la vida, porque el colega todavía no tiene equilibrio y la leche podría ser monumental -que ya se ha caído, vaya, una que se piensa que su niño es Superman y en fin… error de madre novata-.
Como digo, en mi casa desde que M. quiere ejercer de bípedo, cada vez hay más lavados de manos. Sobretodo por parte de los tíos, los abuelos están totalmente entregados. Sí, esos tíos primerizos que babean por su sobrino cuando está…sentado, o dormido, o colgado de la mochila, o en la trona o en foto, pongamos por caso.
Este me duele la espalda de estar agachado/a andando con el niño ha sido progresivo. Al principio le sujetaban mucho, incluso -para mi alegría y mi regocijo, que me veían sentada un ratito tranquilamente al sol- se peleaban por sujetarle.
Sujetadle, sujetadle, decía yo. Y en ello se empleaban maravillados los dos tíos, babosos y entregados. Mientras uno le sujetaba, el otro le hacía fotos con el móvil del uno para luego presumir de sobrino andarín entre las amistades y/o ligues respectivos.
Pero claro, este entusiasmo fue poco a poco decayendo. Y descubrí que es que son tan primerizos como yo y se pensaban que en un par de días de pasitos agarrado a sus pulgares iban a ser suficientes para que M. aprendiera a andar y no fuera a hacer falta ir detrás de él con la bisagra doblada por toda la casa, que es que hasta descubres rincones nuevos, oye, andando a esa altura de unos treinta centímetros del suelo.
Ilusos. E ilusa yo.
El caso es que han ido perfeccionando la técnica para que parezca que siguen siendo los tíos entregados de siempre. Ahora hacen como que no me han oído, y os juro que puedo oír los grillos sonando en lugar de su respuesta, en plan peli:
María, cógeme un poquito al nene que tengo que -hacer pis, escribir una cosa, beber agua, regar una hortensia, ir a por el pan.
……………………………..cri, cri. 
María, el nene. 
¿Mmmm?
¡Que cojas el niño, cojones!
Ah…traémelo aquí a ver; sienta, siéntale– dice mientras da golpecitos convencida en la superficie que tenga más cerca. Y la acaricia la tontorrona como si así fuera hacer que M. mirara a ese sillón con mejores ojos.
Tú misma.
Y un chillido tipo cerdo degollado corta el ambiente.
Pero les he convencido. Sí. Casi casi se vuelven a pelear por llevarle sujeto con la tripa hacia delante, los pies hacia fuera, los muslotes al aire de este septiembre todavía veraniego. Las palabras mágicas con las que he vuelto a recuperar momentos de paz (al menos en los ratos que paso en casa de mi madre) han sido estas: son unas semanas, unas semanas que pasarán y no volverán y además -de hecho es un tema de probabilidades- cuanto más tiempo paséis sujetándole, más posibilidades tendréis de que dé sus primeros pasos junto a vosotros. Y eso será así para siempre, siempre podréis decir: ¡yo enseñé a andar a mi sobrino!
¿Tentador, eh? ;)
Ellos se miran un poco de reojo desde entonces cuando le sujetan en su particular descubrir el mundo, no sea que al niño le de por empezar a andar en el turno del otro y les joda la anécdota protagonista.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s