Listillos

Hace un rato, he comenzado de nuevo a respirar.

La cosa empezó esta mañana, cuando de pronto he divisado una mancha oscura y bastante sospechosa debajo de mi coche. Nos hemos acercado M. y yo, cautelosos, a intentar averiguar si era mancha propia o ajena.
Era propia.
Llegados a este punto, el común de los mortales hace lo que tiene que hacer: saca los papeles del seguro y llama a una grúa. Yo, o la gente como yo, nos dedicamos a dar vueltas alrededor del coche a intentar averiguar cuál es la avería y si hay alguna manera, de este mundo o del otro, de arreglar el asunto sin pasar por el taller. Bueno, en estas estábamos mi chiquitín y yo, cuando ha aparecido el jardinero.
El jardinero es ese señor que lleva toda la vida arreglando el jardín de esta, nuestra comunidad, sin que nadie sepa cuándo lo hace. Por esas cosas que tiene la vida, hoy ha aparecido en el momento en el que la opción llamar de a la grúa empezaba a vislumbrarse como la única posibilidad real de salvar al cochecito, porque lo que había en el suelo no era nada más y nada menos que aceite. Mucho aceite.  Peeeeero, -siempre hay un pero-, resulta que rrraro, rrraro es el hombre que no se ve poseído por el espíritu de un mecánico cuando ve un automóvil en apuros. Luis, el jardinero fantasma, no podía ser menos:
-Niña, eso es aceite.
-No me digas, Luis. 
-Sí, tiene toda la pinta-. Se ha tirado al suelo. Se ha tirado al suelo y con su dedo índice, ha tocado la mancha metiendo la cabeza bajo el coche mucho más de lo necesario, más que nada porque la mancha salía provocadora hacia el centro de la calle, yo misma si hubiera querido, desde mi posición me hubiera podido agachar a tocar con mi dedo la mancha y corroborar que no era agua. Pero debe de ser que meterse todo lo posible bajo un coche para hacer un diagnóstico casero es lo más. Lo que decía, aceite– me ha dicho acercándome peligrosamente el dedo a la cara.
Pues ale, a llamar a la grúa. Gracias Luis, buen día.
Prepara perras, ¿eh? Prepara la tarjeta, niña, que eso es un pico.
¿Cómo que un pico? No, hombre, no, eso es una mancha de aceite de alguna pieza y listo. Fijo. –tiene que serlo, tiene que serlo, tiene que serlo me repetía en mi interior-.
Tu es que seguro que te has dejado el cárter en algún badén que has cogido a lo loco.
Sí bueno… -a la cabeza me han venido todos los badenes que he pasado en estos años sin frenar…lo que debería-.
Si es que claro, vais todas iguales y pasa lo que pasa…
Ehhhh…gracias Luis-.  Lo que me faltaba.. .mujeres, volante, peligro constante y todos esos tópicos repetidos por mis primos mil veces en la infancia. Crecer rodeada de machotes ha hecho que a mí estos chistes ya como que no, oye, que no me salpican, pero no estaba yo por la labor de argumentar con el señor, que tenía toda la pinta de empezar con la retahíla de lindezas masculinas del motor.
En estas estábamos cuando se ha sumado al cotarro otro vecino, el de los tres mil perros:
-Uy, aceite, malo. 
He hecho como que ya hablaba con el de la grúa, total pa´ qué. Pero ha salido otro más, el hippie. Este no tiene ni pajolera de coches, pero como es el líder de la comunidad tenía que meter baza. Es un buenazo. Y como repito, de coches debe saber lo básico, así como yo más o menos, y aunque también se ha mojado el dedo y me ha corroborado que es aceite, ha tirado por otros derroteros. Sus derroteros, vaya:
Que el calabacín que ha saltado a mi patio, que nos lo quedemos, que a la plancha es un manjar. Y yo que no hace falta, por dios, que estaba esperando a que terminara de crecer para pasárselo. Y él que no. Y los del seguro a lo suyo, pulse uno para asistencia el carretera, pulse dos para asistencia en domicilio, pulse catorce si ninguna de las opciones anteriores es su opción y necesita hablar con un agente. ¡GRACIAS! Y el hippie que no. Y yo que sí. Y él, que además, me va a acercar un par de tomates, que no me mueva. Y yo miraba a M. y le preguntaba bajito: ¿ y dónde nos vamos a ir?
Total, que mientras el hippie repartía panes y peces, el jardinero y el otro vecino han calculado: así a grosso modo, unos quinientos. Más I.V.A.
He dejado al niño en el suelo para hiperventilar a gusto.
Al de la grúa casi me lo como con patatas. Y el hombre era bien majete, ¿eh?, pero allá donde yo miraba, veía un 500 así en grande y un I.V.A misterioso que se sobreponían a todo. Menudo agujero a la cuenta, yo no hacía más que intentar calcular cuántas cajas de pañales eran esos quinientos más i.v.a.
El fin de la historia es que el del taller me ha tenido todo el día en ascuas -es que se ha sumado a la teoría del badén antes incluso de subir el coche al elevador ese y verle las tripas-, porque me ha dicho que si era el cárter, era una cifra maja. Y yo le decía, pero a mí háblame claro, Carlos, a mí háblame claro porque no es lo mismo quinientos que mil que veinte. Y él: veinte ya te digo yo que no. Y yo abrazaba a M. en su mochila y nos veía debajo de un puente, así a lo dramático.
Al fin ha llegado la llamada: sesenta euros, maja. A las ocho lo tienes.
He recuperado los años de vida que mis adorables vecinos me habían quitado de buena mañana. Ganas me han dado de llamar a sus puertas y de buscar al jardinero por todo el pueblo y decirles a los tres:
– No ha sido un badén cogido sin cuidado, listillos. Licenciaos, que sois unos licenciaos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s