Teletrabajo con hijo.

Empezaré este post como solía empezar Manolito Gafotas sus historias: por el principio de los tiempos. 
El principio de los tiempos de esta historia lo podríamos situar en un vaticinio que mi amiga Laura verbalizó cuando abrí el blog anterior a este, mi primer blog en la comunidad San Miguel; ella vaticinó que, de ese blog, solo podía salir algo bueno. Y, en cierto modo, puede decirse que el trabajo que ahora tengo no hubiera aparecido en forma de oportunidad si yo no hubiera abierto el blog y ese blog no hubiera tenido la temática infantil que tenía. De modo que sí, consideremos que encontrar un trabajo como resultado de haber abierto un blog -y alguna que otra carambola más relacionada con el tema-, es algo muy bueno. Si a este hecho le sumamos que es un trabajo que puedo realizar desde casa y que consiste básicamente en escribir, especialmente sobre cosas de niños, pasa de ser muy bueno a tremendamente bueno. 
M. haciendo un avestruz de manual
un día cualquiera mientras teletrabajamos.
Al exotismo de trabajar desde casa se unió el desconocimiento -mío personal, digo- del puesto a desempeñar: resulta que soy community manager de una marca infantil. Nos hemos amoldado perfectamente, el puesto y yo. Él me ha enseñado cómo funciona, yo lo he entendido y entre los dos formamos un equipo perfecto. ¿He escrito entre los dos? Ha debido ser un lapsus, un error, un espejismo de mi mente optimista; donde he escrito el número dos en realidad iría otra cifra, una cifra con muy mala fama -merecida en este caso, como veréis-, una fama que se ha ganado a pulso por hacer a lo largo de su larga vida lo que está haciendo conmigo y con mi puesto: meterse por el medio. Sí, en este teletrabajo en el que trabajo somos tres: el puesto en sí, M. -quién otro podría ser- y yo. 
Y como a todo se acostumbra una, y como al final está siendo una experiencia muy positiva, y como aquí es que nos gusta reírnos hasta de nuestra sombra, y como (¡afortunadamente aunque queda mucho por andar!) cada vez hay más teletrabajo y es más fácil compaginar la maternidad con la realización de otras actividades sin que nadie ni nada se resienta…pues vamos a ir plasmando en diversas entradas cómo nos apañamos los dos tres, por si hay alguna otra mamá o papá por ahí en la misma situación que nosotros y le puede servir la experiencia o quiere compartir penurias, que haberlas también haylas como en el día a día de cualquiera trabajador, ya sea en su santa casa o en la oficina. 
Bien. Vamos a ello. 
Pongamos por caso que alguien, aquí cada lectora y cada lector que se ponga en el papel aportando los detalles que más le gusten, ha hecho una entrevista para un puesto de trabajo. Supongamos que pasados unos días, el teléfono de ese alguien sonó para anunciar que estaba contratado. Sigamos suponiendo… que ese alguien comenzó en el trabajo yendo a la oficina los días necesarios hasta que consideró que estaba preparado para volar libre en su dulce hogar junto a su ordenador y junto a su hijo. 
Esa misma persona se levantó el primer día dando un salto mortal, dejó la casa y el niño como los chorros del oro -todo quisqui desayunado, perfumado, la casa ventilada, cocina recogida, cama hecha y flores regadas- antes de la hora de la conexión y, tres minutos antes de las en punto, se sentó en la mesa de la habitación de estudiar que la tarde antes había dejado en plan despacho maravilloso. Todo el mundo en sus marcas. Ordenador enchufado… ¡comienza el horario laboral!
A las dos horas, en esta nuestra casa lo que ocurrió fue que yo, la madre, el timón de este barco perfectamente organizado que en mi mente iba a ser el teletrabajo con el niño en casa, no tenía ganas nada más que de morirme y solo se me ocurrió buscar el lugar más adecuado para poner en práctica un clásico en el reino animal: el efecto avestruz. Los cojines del sofá funcionaron de maravilla, oye, para meter ahí la cabeza y recuperar fuerzas durante un par de minutos tras desenchufarme mientras el niño daba vueltas como un loco a mi alrededor pensando que estaba preparada para el cucú-trás. 
O sea, que la realidad fue que la sensación de no saber dónde meterme – o en su defecto, dónde meter al niño- fue predominante durante ese primer día de experiencia telelaboral. Pero oye, que tres meses después, aquí estamos. 
Si es que tengo -tenemos, que M. ya es un experto y no se queda atrás- recursos para dar y tomar 🙂
Anuncios

7 comentarios en “Teletrabajo con hijo.

  1. Blan dijo:

    Ayyyy cómo te entiendo… como teletrabajadora o mejor dicho, como trabajadora desde casa, estoy sintiendo unos vértigos que ya quisiera cualquier trabajador por cuenta ajena/de oficina a la antigua usanza. Y si a eso sumas los comentarioscomoquiennoquierelacosa de todo ser ajeno a la unidad familiar y a la rutina del/la teletrabajador/a o autónomo/a, ya revientas. Ejemplo: al consabido “las cosas de casa las haces tú, claro, que no trabajas” la gente añade” que no trabajas…fuera”. O el “estando en casa aprovechas y mientras cocinas, pones lavadora, mientras juegas con la peque, haces un gazpacho” la gente lo modifica y dice “trabajando desde casa aprovechas y mientras haces terminas una entrega, pones lavadora, mientras diseñas un plan de comunicación, haces un gazpacho…”. Resumen: siempre hay por dónde j*dernos.
    Por no hablar de cuando las 4 o 6 horas al día se convierten en 8, y en 12, y en 24…
    Aaaay… lo que queda por andar… pero el primer paso ya lo hemos dado 😉

    Me gusta

  2. Mo dijo:

    Qué bien que te haya salido ese trabajo!!! Yo he deseado mucho tiempo un curro así, pero valorando lo chungo que debe ser hacerlo con el niño en casa no sé yo, jejejeje…
    Besotes!

    Me gusta

  3. Ser Educadora - BRT dijo:

    Venga mujer! El teletrabajo es el sueño de toda madre de familia q se precie! Me he quedado con las ganaas de sabrr el porque del momento avestruz. A mi me encantaria teletrabajar pero cada vez que veo esas lorzas pierniles y esa sonrisa lozana con hoyuelos de lo que es mi hijo lo dejo tó y me lo voy a comer a mordiscos… aish! Criaturitas!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s