Cría Cuervos…

El otro día me caí. Me metí una leche de esas en las que, al aterrizar, lo primero que miras es que no haya nadie alrededor. Una vez constatado este detalle fundamental para la dignidad humana, me eché a llorar como se merecía la ocasión: desconsoladamente.

Los hechos se desarrollaron de la siguiente forma: yo había llevado a cabo una de esas actividades diarias, cotidianas, que tantas veces se convierten en un remanso de paz cuando se consiguen realizar en soledad; que venía del Mercadona, vamos. Sola, solita, sola. El niño estaba en casa con su padre la mar de bien, ambos dos dedicados a contemplar la última afición de M., última y única porque desde que apareció la peli de Cars en su vida -a raíz de que yo empezara a trabajar, esto lo cuento en otro post-, la vemos una media de tres veces por día.

M. sentado en la acera del hecho un día de primavera.

El caso es que yo ya estaba de vuelta. Aparqué, me bajé, abrí el maletero para sacar las bolsas y cogí lo que en teoría iba a ser el primer viaje: la caja de leche y una bolsa llena de víveres (sobra decir que fue el último). De esta guisa, con cada uno de los bultos debajo de mis respectivos brazos, enfilé los escasos tres metros que separan el coche de la verja del jardín. Entre éste y ésa, tan solo hay una mínima acera que era inofensiva hasta el jueves pasado. El caso es que no sé qué hice, no sé qué pasó, no sé nada de nada más que de pronto me vi volando hacia el suelo con las dos manos ocupadas y sin opción de recuperar el equilibrio. Di con la cabeza en la verja y con la rodilla y el codo en la acera. Todo pasó muy deprisa, tan deprisa que nadie vino en mi auxilio aunque la puerta de la casa estaba abierta y sus dos ocupantes habían visto pasar mi bólido hacía un minuto. El padre de M. dice que, al no verme aparecer, pensó que todavía estaba cerrando el coche, sobre todo al escuchar el ensordecedor estruendo que reverberó en toda la urbanización al chocar mi cabezota contra la verja de hierro: ¡pensó que el ruido había sido la puerta del maletero cerrada con mucha fuerza! Tal fue el mamporrazo que me metí. Total, que desolada y con la rodilla y el orgullo heridos, tuve que pedir auxilio. Y salieron padre e hijo corriendo a socorrerme. 

De esta espeluznante escena he sacado dos cosas en claro. La primera de ellas se resume requetebien tirando de un refrán de esos de los de toda la vida: cría cuervos…y te sacarán los ojos. Va por M., claro. En un primer momento, a este hijo mío enmadrao que está para regocijo y agotamiento de su madre, al verme allí tirada en el suelo rodeada de mis pertenencias y de la leche y las galletas, le dio por hacer pucheros y apenarse muy mucho por lo que le había pasado a mamá: ¡mamá, pupa! Y todo era señalarme y darme besitos en la rodilla y mamá pupa mamá pupa.

Bien.

Esta escena de comprensión ante el dolor materno no se ha vuelto a repetir, pues desde la mañana siguiente a la tarde de los hechos, cada vez que salimos por la puerta del jardín dice lo mismo, pero con un sutil cambio: se para en medio de la acera, separa ligeramente las piernas y agacha, también ligeramente, el culo y a continuación señala el lugar de la hostia. Tras apuntar con el dedo la zona y verbalizar lo que pasó (lo de mamá pupa), cierra su pequeño puño y se da minipuñetazos en la rodilla derecha como si le hiciera mucha gracia. Tanta gracia le hace que echa la cabeza hacia atrás, arruga la nariz y emite esa risa de estar muriéndose de risa que suena como a ji ji ji ji. Sí, con separación entre las risitas y entonado muy bajito. De esto hace una semana y todavía sigue con la coña. El refrán se queda corto. Me parece a mí, vamos.

La segunda cosa que he sacado en claro es que la próxima vez no tendré tanta suerte, así que ya me puedo ponerme a practicar lo de levantarme del suelo como si no hubiera pasado nada aunque me esté muriendo de dolor. Más que nada porque es muy raro que la calle esté vacía…y ese día lo estaba. Esa suerte, esa suerte inmensa de saber que nadie te vio rodar por el suelo y pedir auxilio a grito pelao…no creo que se vuelva a repetir 🙂

Anuncios

13 comentarios en “Cría Cuervos…

  1. Mo dijo:

    Jajajajajajaja! A mí me pasó algo parecido en un parque infantil y tampoco hubieron testigos, jajajajaja!
    Mu bueno! (siento el hostión, pero nos ha sacao unas risas mujé)
    Muas!

    Me gusta

  2. Cositademamis dijo:

    Jajajajjaj que bueno. A mi me pasó levantando el carrito de B. tres escalones para subir a casa de mis padres. Ese día el cochecito pesaba mucho y mis rodillas no aguantaron y pegue un porrazo. Lo bueno que un señor vio parte de la escena y vino a mi socorro, Señora, señora, se ha caído. Yo que ya me había levantado toda digna le digo YOOOO??? caerme??? NOOOOO !!! El señor no se si pensó que yo era idiota o que el no sabia realmente si me había caido. Me dió un ataque de risa tal que B y yo llegamos descojonados a casa de los abuelos.

    Me gusta

  3. planeandoserpadres LTR dijo:

    ¡Aquí otra que descansa de la familia en los pasillos de Mercadona! Y justo a la salida, este sábado, iba yo empujando mi carrito de la compra como cualquier maruja, pero con unos zapatos de cuña resbaladiza, cuando una bolsa que arrastraba el aire se me quedó entre los pies y no volqué porque iba apoyada en el carrito, porque de lo contrario hubiera estado en disposición de escribir la segunda parte de este post tuyo.

    Me gusta

  4. Anjana dijo:

    Me encanta tu divertida forma de narrar cada post. Le pones alegría e ironía a cada acontecimiento que te pasa, por trivial que sea. Enhorabuena por la incorporación al mundo laboral, ya nos contarás de qué se trata (primero tu, luego Madi… ¡cuánto me alegro!) (Por cierto, yo era la que os tuiteaba y retuiteaba desde Para Torpes 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s