La barca y el catalejo

Familiarmente, estamos en ese momento en el que ir a un parque supone unir dos vertientes vitales totalmente distintas: Laniña es feliz  retirándose el pelo de la cara entre tortazo y tortazo al salir volando del tobogán, y M. disfruta durante horas del suave balanceo de su barca-columpio imaginaria. En ella navega tranquilamente viendo el horizonte caribeño cuajado de barcos pirata, y entre batalla y batalla vuelve por momentos al mundo real para dejar caer alguna de esas preguntas sencillitas y nada trascendentales que a sus casi cinco años comienzan ya a asaltarnos (y asaltarle) cada vez con más frecuencia.FullSizeRender-7

Combinar los dos momentos vitales de mis dos hijos, acompañarles con calor a los dos, no dejar ninguna pregunta del mayor sin respuesta y controlar que a la pequeña le duren los dientecitos unos cuantos años más, es un desafío extenuante.

Suerte que hoy la barca-columpio de Miguel me permitía meterme bien en el papel, y he podido acompañar a Laniña en su juego temerario desde mi gran catalejo pirata.

 

¡Hasta mañana! 🙂

Anuncios

Un comentario en “La barca y el catalejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s