La niña de la selva

A veces en la vida no te queda más remedio que abrir la mente y dejarte sorprender por lo que venga. A mí, en concreto, me vino hace casi dos años una hija loca. Troglodita. Si hubiera sido india, india americana, fijo que se llama Pluma Volando Libre al Viento o Golondrina Salvaje.

FullSizeRender

El caso es que ella durante el invierno consigue más o menos hacer una vida normal (ahora recuerdo que en plena Semana Santa se fisuró la tibia y estuvo escayolada), pero es llegar el verano y dejarse llevar por su auténtica naturaleza: pelo al viento, pies descalzos, ropa inexistente, agua por todas partes y dedo gordo del pie siempre preparado para hacer de avanzadilla y probar el agua de la piscina, sentir la consistencia del barro del jardín o comprobar si podrá resistir lo suficiente el calor insoportable de las baldosas abrasadas por el sol para llegar a la otra punta del jardín y señalarme una avispa.

Pispa, pie, titi, duele, tí. Que le picó una avispa en el pie un día en la pisci y que le duele, sí.

Ahora el panorama es este: una uña de la mano a punto de caer, una picadura de avispa que no se olvida y esa manera de comer sandía de niña de la selva, que reconozco que me enternece hasta niveles de locura.

¡Y sólo llevamos once días de verano oficial!

¡Hasta mañana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s