La Meseta y el mar

Aunque parezca mentira cuando se ven juntos todos los bultos apiñaditos en la entrada de la casa, cuando vas viendo cómo se llena el maletero y aún te queda más de la mitad del equipaje por cargar, cuando sacas a los niños tan dormiditos con todo el cuidado del mundo y nada más apoyar el culo en la silla del coche te preguntan qué cuánto falta para llegar… digo, aunque parezca mentira, ¡acabas llegando a destino!IMG_1828

Cuando hemos abierto la puerta del coche horas después ha salido un olorcillo a plátano, zumo de piña y café que no era muy normal. Nos temblaban las piernas a todos, oye, pero al fin estábamos en el mar, como dicen los enanos.

Cada año venzo la pereza que me da el viaje y pongo como brújula conceptos tales como la arena de la playa fresquita, los niños rebozados como escalopes, los helados gigantes, la plaza del pueblillo llena de chiquillos y palomas, o el olor de la brisa marina incrustado en la nariz.

Funciona.

Pisó la arena con los hijos andando a mi lado cada año más silvestres porque se sienten más seguros, y todo parece conectarse y fluir… Qué tendrá el mar para los de la Meseta, que tanto nos acolcha por dentro 🙏🏽🌊

 

Anuncios

3 comentarios en “La Meseta y el mar

  1. Chitin dijo:

    Pues sí, los de la Meseta necesitamos airearnos un poco con la brisa salada…eso sí, después de unos días de no ver el sol, necesitamos volver a nuestra Meseta 😉

    ¡¡¡Q lo disfrutéis!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s